in

Diario de viaje: Iruya, el pueblo colgado de la montaña

Sus colores, su gente y su cultura te dejan las ganas de volver, siempre volver, a reencontrarte con el pueblo que nutre de anécdotas a los viajeros. Junto a dos amigas viajé al norte argentino. Fue un viaje inquieto, nómada, siempre de acá para allá, total todo está “ahícito nomás”.

Si no quieres perderte ninguna publicación de «con tinta china» Sigue su perfil en Viajeame!

Deja una respuesta

¿Te gusta esta publicación?

Como llegar a Grand Teton National Park

Guía de Singapur. Lo que no puedes perderte